El perfil del egresado de la Institución se basa fundamentalmente en dos ejes: saberes fundamentales y lo relacionado a las funciones básicas de la carrera docente.

LOS SABERES apuntan a una formación integral profundamente humana, que cuida los aspectos personales y los de relación con los demás, los intelectuales, los afectivo-actitudinales y los operativo-motores. Son cuatro:

 

  • Saber ser: Se refiere al desarrollo de la propia persona en todas sus dimensiones.

 

 

  • Saber convivir: La capacidad de ser profundamente humano en las relaciones con los demás.

 

 

  • Saber pensar: Desarrollar el pensamiento lógico formal y las habilidades al mas lato nivel, así como la creatividad.

 

 

  • Saber hacer: La capacidad de operar creativamente sobre la realidad natural y social, utilizando todo el amplio mundo intelectual y afectivo acumulado como persona y como miembro de una comunidad.

 

FUNCIONES BASICAS.- apunta a los cambios radicales que el mundo actual exige desde las necesidades de los educandos y desde las posibilidades del avance científico y tecnológico y hemos considerado lo siguiente:

 

  • Como facilitador del aprendizaje: El docente debe realizar un cambio sustantivo en su trabajo en el aula asumiendo un nuevo rol de orientador, guía, facilitador y promotor favoreciendo a los estudiantes que construyan sus propios aprendizajes, solos, en pares o en grupos y acompañarlo mientras sea posible. Debe convertir al aula en un lugar privilegiado para los niños y jóvenes manejen instrumentos y equipos; para que reflexionen sobre lo que ven y aprenden en todas partes, para que procesen y sistematicen información, para que la juzguen y para que las conclusiones a la lleguen informen su modo de pensar, de sentir y de actuar.

 

 

  • Como Investigador: Tiene que ver con la necesidad de descubrir y mantenerse al día en un mundo que cambia constantemente; como tal, el maestro debe mantener despierta la curiosidad de los educandos por todo lo que acontece a su alrededor y en ambientes cada vez más alejados en el espacio y en el tiempo, por desentrañar el misterio de las cosas y de los fenómenos, por buscar explicaciones a los hechos y soluciones a los problemas.

 

 

  • Como promotor de la comunidad: el docente debe ser ejemplo de respeto y aprecio por la comunidad en la que trabaja; debe valorar y estimular a los niños y jóvenes para que valoren los saberes y aportes de sus diferentes miembros, así como los recursos de su medio; debe mantener y provocar que los educandos mantengan estrecha relación de comunicación e intercambio de información y servicios con la gente que los rodea. En otras palabras, aprovechar todo lo que la comunidad puede ofrecerles y devolverle en servicios educativos y otros el beneficio que de ella reciben. El primer eslabón para la relación con la comunidad son los padres de familia.